Lunes a Viernes 8 a 19 hs

31 de mayo: Día Mundial Sin Tabaco

El 31 de mayo fue instituido como Día Mundial sin Tabaco por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Nos sumamos a esta conmemoración que tiene como objetivo concientizar a la población sobre los efectos nocivos del consumo de tabaco.

El Dr. Sergio Benítez, especialista en Neumonología de nuestra Fundación, brinda información sobre esta temática y aporta algunos conceptos clave:

“El consumo de tabaco puede desarrollar enfermedades del corazón, respiratorias y cáncer. El cáncer de pulmón es la más evidente consecuencia de fumar tabaco, pero no es el único tumor asociado a su consumo. El impacto del humo en la boca, al tragar las partículas que lo conforman y al eliminarlas del cuerpo, favorece la aparición de cáncer en todos los órganos al que estos productos tocan: boca, estómago, vejiga, etc.”, sostiene Benítez.

Asimismo, el profesional subraya: “No sólo los que fuman están en riesgo. Además aumenta el riesgo de enfermedades en los que están en contacto con fumadores por aspiración directa del humo, pero también por estar expuesto a partículas sin olor ni color que se liberan lentamente desde los ambientes que estuvieron expuestos a los productos de combustión del tabaco y afectan, sin ser advertido, a las personas que allí estén.”

En este contexto, el Neumonólogo sostiene que la clave es la cesación tabáquica: “Dejar de fumar permite sostener niveles normales de presión arterial, mejora la función pulmonar y, sobre todo, mejora la calidad de vida del que deja el tabaco y de sus convivientes.”

“También debe considerarse que el tabaco es costoso”, señala Benítez. “Por ejemplo, una persona que fuma un atado de cigarrillos por día durante 20 años, a un precio medio de $120, habría gastado un total de U$S 12500 en ese período de tiempo al tipo de cambio actual.”

Cesación tabáquica

El especialista en Salud Respiratoria de nuestra Institución aporta algunos consejos útiles:

• Para dejar de fumar, basate en cosas buenas y no en el miedo a las enfermedades.
• Eliminá de tu casa ceniceros, encendedores y todo lo que te recuerde al tabaco.
• Establecé como área libre de tabaco tu auto, tu casa y tu trabajo. No fumes adentro.
• Incorporá la actividad física a tu rutina de vida.
• Modificá lo hábitos que te llevan a fumar. Si los hábitos no pueden ser modificados, incorporá una fruta, agua o jugos de fruta mientras los realizás.
• Cuando tengas ganas de fumar, recordá que el impulso dura 1-2 minutos. Postergá ese cigarrillo 15 minutos. Respirá profundamente para eliminar el deseo.
• Si no podés solo, acercate a tu médico y pedí ayuda. Los tratamientos son muy efectivos.