Lunes a Viernes 8 a 19 hs

Retorno seguro a la práctica deportiva

Desde actividades de alto rendimiento hasta aquellas recreativas, necesitás tomar ciertos recaudos al momento de volver a realizar deporte después de tantos días en casa. Es clave que hagas una visita al médico para controlar que tu cuerpo esté listo.

A pesar de estar inmersos en una pandemia viral, no debemos olvidarnos de que hay otra pandemia que empeora progresivamente hace décadas: la obesidad, provocada en parte por el sedentarismo. El aislamiento social obligatorio, a pesar de haber tenido efectos positivos sobre el control del COVID-19, empeoró esta situación de sedentarismo poblacional diseminado, aumentando el riesgo cardiovascular de la población.

La salud es definida por la OMS como un estado de completo bienestar físico, mental y social, no solamente la ausencia de enfermedad o dolencia. Es por esto que te recomendamos pasar, con prudencia, de una de aislamiento total a un distanciamiento con actividades que pueden ayudarte a armonizar el bienestar físico, mental y social.

Para lograr este objetivo, necesitás volver a la práctica deportiva. Por supuesto cada disciplina deberá cumplir con protocolos estrictos de vuelta a los entrenamientos.

Para deportes competitivos los controles estarán a cargo de cada club y asociaciones deportivas. Los mismos incluirán testeos frecuentes con PCR y dosaje de anticuerpos anti SARS CoV-2. Los entrenamientos se iniciarán de manera individual y con distanciamiento; luego, progresivamente, de a grupos pequeños finalizando con la integración de todo el equipo. Por último, se reanudará la competencia. Entre otras medidas, se contemplan llegar individualmente al club, no utilizar vestuarios comunes, bañarse y vestirse cada uno en su domicilio luego de entrenar, y seguir respetando las medidas de aislamiento e higiene.

Para deportes individuales no competitivos y recreativos la responsabilidad para la práctica deportiva segura quedará en cada individuo, y por eso debemos tener en cuenta algunas pautas esenciales.

¿Qué cuidados debemos tener para reanudar la práctica del deporte?

Son frecuentes los eventos cardiovasculares súbitos en pacientes con factores de riesgo como el sobrepeso, sedentarismo, hipertensión arterial y malos hábitos alimentarios, que se han exacerbado durante la cuarentena.

Es por esto que si estás pensando en retomar una actividad deportiva, te recomendamos realizar un chequeo cardiológico, sobre todo si tenés antecedentes cardiovasculares y si sos mayor de 35 años. El estudio debe incluir la consulta con el cardiólogo y la realización de un electrocardiograma basal. La necesidad de realizar otros estudios diagnósticos quedará sujeto a cada caso particular. Por ejemplo, si tuviste COVID-19, deberás realizar una prueba de esfuerzo, un ecocardiograma doppler color y un examen de laboratorio previo al inicio de los entrenamientos.

El confinamiento mayor a 14 días provoca en deportistas lo que se denomina desentrenamiento, que incluye todas las desadaptaciones del cuerpo del atleta. Una de ellas es la disminución de la masa muscular, de la resistencia aeróbica y una pérdida de la eficiencia cardíaca.

Además, y sobre todo en personas no deportistas, contracturas de la musculatura central/postural y sobrecarga de miembros superiores por el sobreuso en las tareas de escritorio, provoca dolores lumbares o cervicales que se ven intensificados por aún más en estos momento por el sedentarismo y el estrés que genera la pandemia. En estos casos, sugerimos la consulta con nuestro equipo de traumatología para poder evaluar si además de las precauciones a tener en cuenta para la práctica deportiva, es necesario incorporar cuidados adicionales como ejercicios posturales para disminuir el dolor de esas zonas.

El aislamiento generó además algún grado de aumento de peso – las cifras indican que se registró en que el 80% de la población del país-, lo que se traduce en un agravamiento del problema ya existente de obesidad y sedentarismo. Es por esto que, además del entrenamiento, es importante que pongamos foco en los hábitos alimentarios para ganar la masa muscular perdida y mejorar nuestra capacidad funcional y, de a poco, lograr un peso y proporciones corporales saludables. Sin duda, el acompañamiento de un especialista en nutrición deportiva será de mucha ayuda para el diagnóstico antropométrico y para el seguimiento de los progresos.

Podemos recuperar el estado de entrenamiento perdido progresivamente con la vuelta a los entrenamientos, pero deberemos ser cuidadosos y evitar el sobreuso de músculos y articulaciones para impedir lesiones que nos vuelvan a separar de la práctica deportiva. Para ello, el entrenamiento coordinado por un preparador físico idóneo, el conocimiento de tus propios límites y el descanso entre estímulos son indispensables. Ante cualquier dolor o molestia te recomendamos la consulta con tu deportólogo o traumatólogo.

Por último, y no menos importante, te sugerimos aprovechar para realizar el control clínico anual en donde se realizarán los protocolos de detección de enfermedades prevalentes según edad y sexo. Muchos de estos chequeos se pospusieron durante el aislamiento y es importante realizarlos antes de volver a exigir nuestro organismo. ¡Aprovechá la oportunidad para prevenir afecciones y creá hábitos saludables!

Esta nota se realizó con la asesoría del Dr. Sebastián Axel Balan, Fundación Intecnus.