El desafío de aprender a reinventarnos

La pandemia es un gran reto que nos propone encontrar instrumentos para transformarnos y aprender a vivir en el presente. Este proceso nos invita a conocernos y descubrir nuestros propios recursos.

La pandemia, el aislamiento social y el “quedate en casa” llegaron sorpresivamente para cambiar por completo nuestra vida. En un primer momento, tuvimos que aceptar un torbellino de sensaciones, cierta irritabilidad o fastidio, tal vez angustias y miedos, todas emociones normales teniendo en cuenta el escenario excepcional que estábamos viviendo.

Por otro lado, nos vimos obligados a crear una nueva rutina al estar mucho tiempo en nuestros hogares, trabajando desde casa y conviviendo con nuestras parejas, hijos o familiares. Hoy, estamos construyendo un nuevo modo de vincularnos y de vivir el presente.

Esta pandemia fue y es un gran desafío que estamos sorteando todos. De a poco, fuimos encontrando respuestas a las inquietudes e instrumentos propios para atravesar el momento. “Estamos en la etapa de la maratón, y cuando uno se agota y se cansa tiene que echar mano sobre esas cosas que saben que lo renuevan y lo sostienen. Entonces, la buena pregunta que todos debemos hacernos es: ¿qué me renueva hoy?”, nos explica la Licenciada Guadalupe Colombo Paz, psicóloga especializada en Psicooncología y Cuidados Paliativos de Fundación Intecnus.

La idea de renovarse está relacionada a pensar en eso que nos recarga de energías. Para algunos puede ser descansar, hacer ejercicio o aprender cosas nuevas mediante cursos en línea; mientras que, para otros, es tener un proyecto propio y aprender a rearmarse. Es ahí donde tenemos que poner el foco: encontrar recursos singulares que nos permitan oxigenarnos y a su vez, reconfirmen el poder infinito del ser humano.

¿En qué momento de la pandemia estoy?

Hoy tenemos la oportunidad de dar un nuevo sentido a la vida y a las experiencias que nos tocan vivir cada día. Trasplantar una planta, salir a caminar un día soleado, disfrutar de un libro que antes no teníamos tiempo para leer. Hay algo de la vorágine de la cotidianeidad, del perseguir más y más, que con la pandemia se cortó, y eso nos abre un mundo de opciones para crear una nueva manera de vivir con lo que tenemos, descubrir nuestra potencialidades y disfrutar del aquí y ahora.

“Hay un cambio que estamos atravesando y que está relacionado con un tipo de purificación, de volver a estar con nosotros y valorar las cosas simples de la vida. Hay que confiar en esto y evitar poner el foco en lo que nos falta o en lo que va pasar mañana. Ponete a pensar en qué momento de la pandemia estás y reflexioná sobre eso, pensá en cómo estabas hace un mes y cómo estás ahora para darte cuenta de tus propios recursos, de tu historia y de tu flexibilidad para adaptarte a esta realidad que nos obliga a escucharnos y vernos a nosotros mismos”, nos explica Guadalupe.

Sin lugar a dudas, hay algo del “menos es más” que se nos va a quedar. Vamos a notar cambios profundos en nuestro interior, en el modo de relacionarnos con otros, de entender la calidad del tiempo y la vida que queremos tener. Hay cambios en la manera en la que consumimos, en nuestra concepción de lo realmente importante y en quedarnos con lo esencial.

Este contexto nos invita a reconstruirnos, pero con la confianza de saber que en nuestro interior contamos con un sinfín de posibilidades para afrontar el reto. Una vez más, podemos confirmar nuestra capacidad de resiliencia y flexibilidad, y apoyarnos en nuestras fortalezas para aceptar que lo que tenemos hoy es nuestra realidad. “Tenemos que hacer un tránsito integral donde esta situación sea una oportunidad para descubrir nuevos lugares dentro de nosotros mismos”, cierra la Licenciada Colombo Paz.

Si necesitás ayuda o tenés dudas podés escribirnos a [email protected]

Esta nota fue realizada con el asesoramiento de la Licenciada Guadalupe Colombo Paz, psicóloga especializada en Psicooncología y Cuidados Paliativos de Fundación Intecnus.

 

Requisitos para ser donador de sangre en Fundación INTECNUS