1 de diciembre: Día Mundial del SIDA

Desde Fundación Intecnus nos adherimos al lema 2020 que propuso ONUSIDA: “Solidaridad mundial, responsabilidad compartida”. ¿Qué es el VIH? ¿De qué manera se transmite? ¿Cuáles son los tratamientos actuales para el SIDA?

El lema de este año del Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/SIDA ONUSIDA es «Solidaridad mundial, responsabilidad compartida». Según los últimos datos recopilados por este programa (2019) la tendencia actual es la reducción de nuevas infecciones por VIH y una mejora en el acceso al tratamiento, lo que se traduce en menos muertes por SIDA.

El Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH o HIV, por su siglas en inglés) es un virus que se transmite de persona a persona, que afecta y debilita al sistema de defensas del organismo, llamado sistema inmunológico. Una vez vulnerado por el VIH, el sistema de defensas permite la aparición de enfermedades. Esta etapa avanzada de la infección es la que se denomina Síndrome de Inmuno Deficiencia Adquirida (SIDA). Por eso, no toda persona con VIH tiene SIDA, pero sí toda persona que presenta un cuadro de SIDA, tiene VIH.

Una persona con VIH no necesariamente desarrolla síntomas o enfermedades. Sin embargo, puede transmitirlo.

De las 139.000 personas que viven con VIH en Argentina, más del 90% de ellas adquirió el virus por relaciones sexuales sin protección, muestran las estadísticas locales de Fundación Huésped. A este dato se suma otro que indica que cada año son notificados 5.800 nuevos casos y que 3 de cada 10 personas que viven con el virus no lo saben. El 33% de los infectados, acceden a su diagnóstico de manera tardía.

¿Cómo se transmite el VIH?

El VIH se encuentra en la sangre, el líquido preseminal, el semen, los fluidos vaginales y la leche materna, se transmite a través del contacto de estos fluidos con las mucosas o el torrente sanguíneo de otra persona.

Las vías de transmisión comprobadas son pocas y bien definidas:
Vía sexual: por relaciones sexuales vaginales, anales u orales, entre personas del mismo o diferente sexo sin protección. El 90% de las transmisiones de VIH se producen por vía sexual. El único método de barrera efectivo es el uso del preservativo de manera correcta y consistente, es decir, durante toda la relación sexual.
Vía sanguínea: por contacto con sangre al compartir jeringas para el uso de drogas o cualquier otro elemento cortante o punzante. La manera de prevenirlo es no compartir estos elementos y controlar que todo procedimiento que incluya algún corte o punción sea realizado con material descartable o esterilizado, como es el caso del dentista, manicura, tatuajes o prácticas médicas.
Vía perinatal o vertical: de la persona gestante al hijo durante el embarazo, el parto y la lactancia. Esta es la principal vía de transmisión del VIH en niños, aunque con un adecuado tratamiento el contagio es casi nulo. Se recomienda que toda mujer embarazada se realice el análisis de VIH durante el primer trimestre. Si el resultado es positivo, se debe comenzar el tratamiento, seguir las indicaciones médicas y suspender la lactancia materna.

¿Cómo se detecta el virus y cuál es su tratamiento?

La única manera de saber si se contrajo el virus es a través de un test que detecta anticuerpos contra el VIH sobre una muestra de sangre. El análisis es voluntario, confidencial, gratuito y se realiza en todos los hospitales públicos. Existen dos tipos: ELISA, se realiza una extracción de sangre y se manda a analizar al laboratorio, y el test rápido, se utilizan una gotas de sangre que son depositadas en una tira reactiva. En ambos casos, si el resultado es positivo, debe ser confirmado con una prueba de laboratorio denominada Western Blot.

Es importante saber que existe lo que se denomina “período ventana” ya que, una vez producida la infección, los anticuerpos pueden tardar entre 3 y 4 semanas en ser detectados. Es decir que, durante ese tiempo, los análisis pueden resultar negativos aunque la persona tenga el virus. Es por eso que cuando hubo una situación de riesgo, se recomienda repetir el estudio al mes siguiente.

El tratamiento utilizado se llama Tratamiento Antirretroviral Altamente Activo y consiste en una combinación de diferentes medicamentos que cumplen distintas funciones. Debido a los avances de la medicina, hoy contamos con una terapéutica más simple que en el pasado gracias a la combinación de principios activos en una sola cápsula que, a su vez, la hace más efectiva y segura.

El tratamiento evita la replicación del VIH y es crónico. Si bien no cura la infección, evita que el virus se multiplique y que destruya las defensas del cuerpo; y si se mantiene de forma correcta en el tiempo, las personas con VIH tienen una calidad de vida similar a la de una persona sana.

En Fundación Intecnus creemos que contar con la información adecuada en el momento preciso forma parte de la prevención. Hoy celebramos que la responsabilidad compartida y las acciones conjuntas de la comunidad médica y la sociedad civil nos permiten observar estadísticas alentadoras en cuanto a la reducción de contagios, tratamientos avanzados y una mejor calidad de vida para los pacientes.

Fuentes:
Fundación Huésped
ONUSIDA

Requisitos para ser donador de sangre en Fundación INTECNUS