Intecnus desarrolla tratamientos de radioterapia con personalización genética

Un estudio sobre la sensibilidad molecular a los rayos X, liderado por la Magíster Vanesa Biolatti de Fundación Intecnus, podría ser el inicio para mejorar los tratamientos de radioterapia que hoy conocemos. Descubrí más sobre esta investigación que ya publicó su primer artículo en una revista científica internacional.

Esta investigación a cargo de la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA) y la Fundación Instituto de Tecnologías Nucleares para la Salud (Intecnus) sobre los efectos de los rayos X a nivel molecular, que se inició en 2015 y aún se encuentra en pleno desarrollo, obtuvo una publicación de parte de sus resultados en un artículo científico de la revista de divulgación mundial “Radiotherapy and Oncology” (Radioterapia y oncología, en castellano). Se trata de un paso importante al ser la primera publicación de Fundación Intecnus a nivel internacional, y que es producto de la calidad de la investigación de un equipo de trabajo relativamente nuevo.

“El objetivo principal de esta investigación es conocer qué sucede a nivel molecular frente a la exposición a los rayos X de alta energía, de una manera interdisciplinaria. Una vez que logramos armar el laboratorio, empezamos a trabajar con distintas técnicas porque contamos con equipamiento, médicos y físicos de primer nivel que nos ayudan a lograr una alta calidad de investigación. La idea es ir armando un rompecabezas, desde lo más microscópico hasta la aplicación clínica”, nos explica la Magíster Vanesa Biolatti, responsable del Laboratorio de Radiobiología y Biodosimetría de Fundación Intecnus.

La meta de esta investigación es entender qué sucede a nivel molecular frente a la exposición de rayos X, lo que permite ir descubriendo y caracterizando sus efectos microscópicos. Con esta información, por ejemplo, se pueden mejorar los tratamientos a partir de potenciar o incrementar ciertas reacciones frente a la radiación o, por el contrario, limitarla para generar otro efecto. Esta metodología se aplica a todas las áreas porque es fundamental conocer qué pasa en esos niveles que no son tangibles.

“En este caso particular, las líneas de investigación están relacionadas con el tratamiento. Lo que queremos estudiar es qué pasa cuando exponemos un tejido sano y qué pasa cuando lo hacemos con uno tumoral. Por lógica, la respuesta en ambos casos es diferente” nos cuenta Vanesa Biolatti de Fundación Intecnus. Esta investigación comenzó a realizarse sobre muestras de sangre de tejido sano y con patología de personas que firmaron un consentimiento informado.

Los resultados obtenidos son la base para mejorar los tratamientos actuales de radioterapia, ya que se trata de una investigación traslacional que tiene como fin llegar al hospital para ser aplicada a la población en general. El primer paso es el testeo molecular, luego hay que hacer pruebas a nivel celular, en organismos vivos y, finalmente, pruebas clínicas con distintas fases hasta alcanzar la aplicación masiva con el fin de mejorar las formas de radiación para llegar al tumor sin lastimar al tejido sano. Los resultados de esta investigación se pueden combinar con información personal de cada paciente, como el sexo, la edad y la patología para lograr tratamientos más personalizados.

Sin dudas estas investigaciones junto con las publicaciones científicas que se logran, se traducen en una ventaja a nivel regional porque vienen acompañadas de descubrimientos y posibles mejoras en los tratamientos que le brindamos a nuestros pacientes.

Si tenés inquietudes sobre este u otros temas, podés comunicarte con nosotros vía Whastapp escribiendo al +54 9 294 4283669, a través de nuestra página web o enviándonos un email a [email protected]

Esta nota fue realizada con el asesoramiento de la Magíster Vanesa Biolatti, responsable del Laboratorio de Radiobiología y Biodosimetría de Fundación Intecnus.

Requisitos para ser donador de sangre en Fundación INTECNUS