Nuevo Servicio de Medicina Nuclear: terapia de yodo radioactivo

Te presentamos una nueva prestación de Fundación Intecnus: terapia metabólica con yodo. Te contamos usos, aplicaciones y ventajas de realizarlo con nuestros equipos y grupo de trabajo interdisciplinario.

Desde hace unos 80 años que la comunidad médica cuenta con Yodo radioactivo (I-131) para diagnosticar y tratar enfermedades. Este componente dio origen a un concepto que se utiliza mucho en la actualidad que es de teragnosis que, a grandes rasgos, significa ver lo que tratamos y tratar lo que vemos.

La terapia de yodo radioactivo se utiliza para tratar distintas patologías de la tiroides como el hipertiroidismo o el cáncer de tiroides. El yodo o iodo es un elemento químico; en este nuevo servicio de Fundación Intecnus, se utiliza el I-131 que es incorporado en las células de origen tiroideo para su estudio.

Este componente puede emplearse como agente terapéutico, ya que se concentra en la células de origen tiroideo irradiándolas, lo que permite su destrucción; o como agente diagnóstico que habilita, luego del tratamiento, realizar imágenes para visualizar dónde se localizan las células de origen tiroideo.

¿Cómo es el procedimiento?

Una vez realizado el diagnóstico de la enfermedad tiroidea, que puede ser benigna o maligna, el médico endocrinólogo junto con el cirujano o con el clínico determinan el tipo de tratamiento a seguir y si es indicado elegir una terapéutica con Yodo.

Esta indicación tiene tres razones:
● Hacer una evaluación completa de la enfermedad, de todo su cuerpo, gracias a un centellograma que será realizado algunos días después del tratamiento con I-131.
● Destruir todo residuo de tejido tiroideo restante aún después de la cirugía y así facilitar el seguimiento de la enfermedad.
● Destruir las eventuales células neoplásicas de origen tiroidea que puedan aún quedar para evitar el riesgo de recaída.

Se debe preparar adecuadamente al paciente y realizar pruebas de laboratorio que indiquen en qué condiciones de salud está. El día del procedimiento, la persona debe concurrir con, al menos, 4 horas de ayuno para garantizar la correcta absorción del Yodo, que se administra por vía oral de forma líquida o mediante una cápsula. Este tratamiento no es doloroso, no produce alergias y es ambulatorio.

En el caso de que tu médico te indique esta terapia, desde Intecnus te vamos a acompañar en todo el proceso e indicar todo lo que debés tener en cuenta antes, durante y después del tratamiento.

“En Fundación Intecnus utilizamos un equipo híbrido de última generación SPECT/CT que nos permiten realizar de forma precisa cada diagnóstico y tratamiento. Somos un equipo profesional interdisciplinario compuesto por personal administrativo, endocrinólogos, cirujanos, médicos clínicos y nucleares, tomografistas, físicos médicos y tecnólogos nucleares”, explica la Mgter. Virginia Venier, física responsable del Servicio de Medicina Nuclear.

Si tenés dudas o consultas sobre esta u otras prácticas, podés escribirnos a nuestro correo electrónico [email protected]

Esta nota fue realizada con el asesoramiento de Victoria Soroa, Doctora en Medicina, especialista en Medicina Nuclear y en Endocrinología, y la Mgter. Virginia Venier, física responsable del Servicio de Medicina Nuclear de Fundación Intecnus.

Requisitos para ser donador de sangre en Fundación INTECNUS