Title Image

Servicio de Anestesiología

Inicio  /  Servicio de Anestesiología

Desde el Servicio de Anestesiología de Fundación Intecnus sabemos que cuando se aproxima una cirugía se generan miedos, inquietudes y muchas preguntas. Estas preocupaciones generan una incomodidad o incluso un estado de ansiedad que nuestros anestesiólogos desean evitar. Para estas situaciones, hemos realizado una serie de preguntas con respuestas que te compartimos a continuación y te recomendamos que leas atentamente. Te aclaramos que el cuestionario puede no aplicarse a tu situación particular; es genérico.

Te recomendamos anotar todas tus dudas y charlarlas con tu anestesiólogo. Él siempre se comunicará con vos la tarde o noche previa a tu cirugía.

Recordá acudir a la cirugía con tus estudios previos (evaluación cardiológica, laboratorios, ecografías, espirometría, etc.) que serán evaluados por tu anestesiólogo.

Antes de la cirugía, ¿pido turno con el anestesiólogo o se contactará conmigo?

Previo a cada cirugía, el médico anestesiólogo se comunicará con vos, ya sea telefónicamente o acordando una consulta. Durante este encuentro, te explicará los procedimientos que va a realizar durante la cirugía. También te consultará sobre tu historia médica y tus preferencias para poder así consensuar la modalidad anestésica más conveniente para vos y tu situación particular.

¿Qué me va a preguntar el médico anestesiólogo?

  • Antecedentes quirúrgicos.
  • Dificultades o inconvenientes en anestesias pasadas.
  • Complicaciones serias que hayas atravesado vos o algún familiar.
  • Alergias o sensibilidad especial a medicaciones o alimentos.
  • Si presentás enfermedades crónicas.
  • Qué medicación/preparaciones estás tomando actualmente.
  • Es importante que nos informes si estás embarazada o amamantando.
  • Si tenés alteraciones en la audición, visión o requerís alguna asistencia especial.

¿Sobre qué me informará el anestesiólogo?

  • Los períodos de ayuno necesarios antes de la cirugía y por qué debés ayunar.
  • Qué medicación suspender y cuál continuar.
  • Las opciones anestésicas existentes y cuál recomienda para tu cirugía (anestesia general, regional, sedación o una combinación de éstas). Siempre se intenta respetar las preferencias por el tipo de anestesia elegida por el paciente, pero debemos informarte que en algunas situaciones no es posible. Esto se dialogará en la evaluación preanestésica y te informaremos de los beneficios y riesgos de cada técnica.
  • Medidas especiales que se deben adoptar (monitoreo extra, necesidad de posoperatorio en terapia intensiva, etc.).
  • Los riesgos de la anestesia en relación al tipo de cirugía y su condición médica previa (enfermedad cardíaca, pulmonar, etc.).
  • Las opciones para el control del dolor después de la cirugía (por ejemplo: bloqueo periférico, peridural, catéter para analgesia continua, etc.).
  • También te pediremos que des tu aprobación para recibir anestesia firmando un consentimiento informado donde se detalla que fuiste informado, comprendiste la información, evacuaste tus dudas y accedés a recibir anestesia.
  • Es posible, pero poco frecuente, que el anestesiólogo que responda tus consultas o te entreviste no sea el mismo que esté presente el día de tu cirugía. En ese caso, el anestesiólogo actuante recibirá la evaluación previa con el plan anestésico y los datos ahí recogidos.

¿Voy a tener dolor después de la cirugía?

Tu anestesiólogo te administrará la medicación necesaria según el plan acordado previamente en el pre anestésico, según tu situación y cirugía particular. Si llega a ser insuficiente podés solicitar asistencia al médico a cargo y rápidamente se adecuará el plan analgésico para controlar las molestias.

¿Qué tipos de anestesia existen? ¿Es necesario que me duerman para mi cirugía? No quiero que me pinchen la espalda.

Existen 3 (tres) tipos de anestesias y algunas combinaciones entre estas tres:

1) Anestesia general: Es un estado reversible de inconciencia, analgesia, amnesia y relajación muscular logrado a través de medicación. Actualmente se utilizan diferentes drogas combinadas, lo que se llama anestesia balanceada o multimodal. Al usar varias medicaciones con distintos efectos y sitios de acción, logramos usar bajas dosis de cada una y potenciar sus efectos en conjunto. Esta práctica, junto con un monitoreo de tus signos vitales continuo, hacen que la anestesia general actual sea muy segura.

2) Anestesia regional: Aquí nos referimos a la inyección de medicación, principalmente anestésicos locales, en la proximidad de un nervio o zona relacionada al área del cuerpo sometida a la cirugía. Estas medicaciones “duermen” (de manera reversible) la zona a operar quitando el dolor. Esta área quedará inmóvil, débil o “pesada” (según refieren la mayoría de los pacientes) en forma transitoria y reversible. Este concepto es frecuentemente llamado BLOQUEO.

Dentro de esta categoría de anestesia, está la práctica conocida con frecuencia como “peri” o “raqui”. El nombre correcto es ANESTESIA ESPINAL. Ésta es una de las anestesias más frecuentemente utilizadas en el mundo. Esta anestesia trabaja sobre la región de las piernas y parte del abdomen.

Cuando se aplica anestesia regional, algunas situaciones particulares pueden requerir el uso de catéteres, con la finalidad de continuar con la analgesia una vez finalizada la cirugía. El catéter es una pequeña manguera que se coloca en la zona anestesiada y operada y se mantiene durante el período de tiempo que se requiera para administrar la analgesia.

Durante los procedimientos que requieren anestesia regional, el médico anestesiólogo generalmente te administrará una medicación de corta acción. Te vas a sentir tranquilo, relajado y tal vez con un poco de sueño. Con esto vamos a evitar que reacciones sorpresivamente ante los sonidos nuevos y situaciones que suceden en el quirófano. Al finalizar el procedimiento, te retirarás del quirófano despierto, pudiendo no recordar este momento, sin dolor o con dolor mínimo, y con tratamiento profiláctico de náuseas o malestares digestivos. (Si vos querés permanecer completamente despierto y atento durante tu cirugía, también es posible, pero debe ser hablado y consensuado con todos los intervinientes).

3) Anestesia local: Este tipo de anestesia se refiere a dormir una pequeña área inyectando anestesia local en la piel y en zonas superficiales de manera de poder realizar ciertos procedimientos menores sin dolor.

¿Tiene riesgos la anestesia?

  • Los riesgos son extremadamente raros e infrecuentes, pero posibles. Varían en severidad desde pequeñas molestias locales o generales hasta daños cerebrales serios y permanentes e incluso la muerte.
  • Los riesgos que acompañan a la anestesia generalmente van a estar relacionados a tus patologías preexistentes y al tipo de cirugía a realizar.
  • El equipo del quirófano y en particular tu médico anestesiólogo, estarán todo el tiempo cuidándote e intentando minimizar todos los riesgos de la cirugía y la anestesia.

Tengo prótesis dentales removibles, ¿cómo procedo?

  • Durante la consulta anestesiológica previa a la cirugía, debés contarle a tu anestesiólogo sobre tu prótesis. Si es removible y necesario hacerlo, dentro del quirófano el anestesiólogo la retirará en el momento de la cirugía y la colocará ni bien finalice el procedimiento.
  • Vas a entrar y salir del quirófano con la prótesis colocada.
  • El motivo de retirar la prótesis es disminuir todos los riesgos de la cirugía: necesitamos tener las vías aéreas despejadas.

¿Genera alergia la anestesia?

  • Algunos pacientes creen o les dijeron que son alérgicos a la anestesia porque experimentaron sensaciones desagradables, como náuseas y vómitos, en experiencias quirúrgicas previas. Estas condiciones son efectos adversos a las drogas utilizadas, no son reacciones alérgicas.
  • Una verdadera reacción alérgica suele acompañarse de ronchas en la piel o lesiones urticariformes, picazón intensa, edema o hinchazón de la boca, garganta u ojos y a veces dificultad para respirar.
  • Otros pacientes creen ser alérgicos a la anestesia por experiencias previas en odontología. Lo que refieren estos pacientes es que acudieron al odontólogo, recibieron anestesia y se sintieron muy mal e incluso se desmayaron. Esta situación suele suceder por el uso de la adrenalina que se agrega generalmente a la anestesia. No es una reacción alérgica. Como se explicó más arriba, el cuadro de una reacción alérgica se acompaña siempre de lesiones en piel, prurito, edema y/o dificultad para respirar.
  • En caso de sospechar o conocer alergia a una medicación, a algún componente específico, como polen o látex o alguna alergia estacional, debés informarla a tu cirujano y a tu anestesiólogo, quienes tomarán las precauciones y te informarán los pasos a seguir. Evitaremos exponerte a dichos alergenos y de ser necesario te administraremos medicación preventiva.
  • Finalmente, vos podés ser alérgico a la medicación administrada durante una anestesia y no saberlo hasta ese momento. En caso de presentarse esta situación, tu anestesiólogo te tratará en quirófano inmediatamente paliando la respuesta alérgica.

Tengo apneas de sueño ¿Influye en la anestesia?

  • Al dormir, los músculos en la parte alta de la vía aérea se relajan, esto es algo normal y les pasa a todas las personas. En algunas situaciones particulares, esta relajación al dormir produce dificultad para respirar. Esta condición se conoce como Apnea del Sueño, o Síndrome de Apnea Obstructiva del Sueño (SAOS). Es frecuente en personas con un índice de masa corporal superior a 35 o personas con cuello ancho (mayor a 46cm en hombres y 43cm en mujeres). Si este es tu caso, informáselo a tu anestesiólogo y a tu cirujano para que preparen un plan quirúrgico personalizado.
  • En caso de que ya utilices una máquina de CPAP en tu domicilio, es necesario que la traigas para usarla en tu postoperatorio. En los primeros momentos después de la cirugía, donde todavía podés estar con algo de sueño, el dispositivo te ayudará a estar más cómodo, respirando mejor y a recuperarte más fácilmente.

¿Cuándo puedo retomar mis actividades diarias?

  • Esto tiene relación con el procedimiento realizado y tu cirujano te hará saber los tiempos necesarios y de qué manera retomar tus actividades.
  • Las medicaciones anestésicas se eliminan/metabolizan en unas pocas horas luego de su operación. En caso de procedimientos menores (ambulatorios), donde el alta se da en unas horas, la recomendación dada por el servicio de anestesia es:
    • Retirarse con acompañante de confianza
    • No manejar vehículos
    • No firmar documentos legales en las 24 horas posteriores a recibir anestesia

Soy fumador, ¿debo preocuparme?

  • No, no debés preocuparte. Lo que tenés que saber es que, en los momentos posoperatorios de las personas fumadoras es más frecuente la presencia de tos, dolor de garganta y secreciones. Tu vía aérea está crónicamente inflamada y en caso de tener que intubar o colocar algún dispositivo en la vía aérea alta, ésta responderá con más secreciones e inflamación.
  • El tabaquismo es perjudicial en muchos aspectos de tu vida.

¿Cuáles son los efectos adversos frecuentes luego de una anestesia general?

La mayoría de los efectos adversos de la anestesia general se presentan de manera muy rara y es infrecuente que se presenten en pacientes sin antecedentes de importancia. Casi en su totalidad son prevenibles y tu anestesiólogo los puede manejar sin problemas.

A continuación, describimos los más frecuentes.

  1. Náuseas y vómitos.
    • Este cuadro es uno de los efectos más comunes que suelen ocurrir dentro de las 24 horas posteriores a su cirugía.
    • Se presenta en un 20-30% de los pacientes.
    • Tienen mayor riesgo las mujeres jóvenes, las cirugías de oído medio, de mama, cirugía abdominal, entre otras.
    • Aumenta el riesgo con el antecedente de haber padecido náuseas y vómitos en anestesias previas.
    • Existe una medicación usada con frecuencia como analgésico (opioides), que puede dar estos síntomas. Los opioides son excelentes analgésicos de amplio uso, con esta leve complicación.
    • En caso de tener factores predisponentes o de sufrir estos efectos, tu anestesiólogo te administrará la medicación necesaria (antieméticos) para prevenir la situación o como tratamiento para sortear o disminuir esta molestia.
  2. Dolor de garganta
    • En caso de usarse anestesia regional/local no padecerá este inconveniente.
    • El dolor de garganta en las primeras horas y hasta algunos días después de la cirugía es un efecto que se da en un 40% de los pacientes.
    • Se suele presentar con mayor frecuencia en pacientes mujeres, menores de 50, y en cirugías de más de 3 horas.
    • Se trata con antiinflamatorios y suele ir cediendo hasta desaparecer en unos pocos días.
  3. Lesión de piezas dentales.
    • Este cuadro es extremadamente raro y muy infrecuente.
    • Suele presentarse en los incisivos superiores.
    • Los pacientes con mal estado dentario previo o casos de intubación dificultosa o vía aérea dificultosa, en los que el anestesiólogo tuvo dificultades para intubar, son los que tienen mayor riesgo de padecer esta complicación.
    • El Servicio de Anestesiología dispone de todos los elementos necesarios para resolver estas dificultades con la mayor seguridad posible, disminuyendo los riesgos de que esto ocurra.
  4. Temblores y/o escalofríos
    • Estos se pueden presentar en un pequeño número de los pacientes en el periodo post anestésico reciente.
    • La causa más frecuente es la pérdida de calor durante la estadía en el quirófano y el consecuente enfriamiento.
    • Se suele presentar en cirugías largas.
    • En quirófano se toman medidas para evitarlo (soluciones endovenosas entibiadas, colchón térmico).
    • En algunas ocasiones es imposible evitar completamente la pérdida de calor del paciente y pueden presentarse estos síntomas de temblores o escalofríos. En este caso se continuará trabajando en la sala para disminuirlos.

¿Necesito un acompañante?

  • Sí, lo mejor es que estés acompañado.
  • Cuando el paciente entre al quirófano, el acompañante deberá esperar en el hall. Una vez finalizado el procedimiento quirúrgico, el cirujano informará al acompañante el resultado de la cirugía.
  • Cuando el paciente pase a la habitación para internación, el acompañante será notificado y le permitirán ingresar.

¿Me puedo despertar en medio de la anestesia?

  • Este es un miedo frecuente, presente en el inconsciente colectivo gracias a películas como Anestesia y algún capítulo de Anatomía de Gray. Aunque es extremadamente raro e infrecuente, puede suceder.
  • En algunos casos, se presenta en el posoperatorio, una serie de recuerdos vagos de conversaciones o situaciones vividas que se relacionan con la cirugía.
  • Si experimentaste alguna situación similar anterior, por favor comentáselo a tu anestesiólogo a cargo.

¿Puedo comer o beber antes de la cirugía?

  • Se recomienda siempre respetar el ayuno indicado por el cirujano y el anestesiólogo.
  • En un estado normal, nuestro cuerpo tiene mecanismos para evitar que el contenido del estómago ascienda. Desafortunadamente cuando uno está inconsciente, estos mecanismos no funcionan. Debido al riesgo de que el contenido gástrico ascienda e interfiera en las vías aéreas, es mejor que tu estómago este vacío previo a la anestesia. En caso de planear una anestesia regional, también es necesario respetar el tiempo de ayuno, debido a que siempre existe la posibilidad de pasar a anestesia general, según necesidad del procedimiento.
  • En situaciones en las que la urgencia no permita el vaciado de manera fisiológica, tu anestesiólogo tomará precauciones especiales para reducir el riesgo de aspiración.

¿Qué pasa en el quirófano?

• El quirófano es un lugar donde trabajan enfermeros, médicos, instrumentadores, técnicos y asistentes según la necesidad. Todos ellos forman parte de un equipo y estarán preparados para atenderte.
• Antes de iniciar el procedimiento te realizarán preguntas y chequeos acerca de tus antecedentes y de la cirugía. Te conectarán y realizarán mediciones con “monitores” (tensión arterial, electro cardiograma, saturación de oxígeno, etc.)
• Si no tenías colocado previamente un acceso venoso (“suero”, “vía”) se te colocará e iniciará la administración de medicación según necesidad. Antes de dormirte es frecuente que el anestesiólogo y el cirujano te consulten para reconfirmar datos de tu historia clínica. Esto concluye en un repaso final de seguridad llamado Check List que brinda seguridad para el equipo actuante y también para el paciente.
• Una vez finalizado el procedimiento tu anestesiólogo te despertará para que te trasladen a un área de recuperación post anestésica. Finalmente te trasladarán a la sala de internación o terapia según corresponda, hasta que completes tu recuperación.

Requisitos para ser donador de sangre en Fundación INTECNUS